El maridaje es uno de los términos más utilizados de la gastronomía actual, resulta común encontrarse con restaurantes, que proponen como punta de lanza de su oferta, los celebrados menús con maridaje.

 

El arte de maridar

 

Todos damos por hecho que es un maridaje, sin reclamarnos la más mínima reflexión sobre lo que incluye o excluye el propio término maridaje, y tal vez esta falta de rigor ha alimentado muchas dudas sobre los límites del propio término.

 

Así que resulta una obligación que en este ensayo nos cuestionemos,

 

¿Qué es un maridaje?

 

Un maridaje es el encuentro entre dos elementos gastronómicos, habitualmente comida y vino, que se benefician entre si, mejorando la experiencia organoléptica al ser consumidos conjuntamente de forma alternativa.

Otra lectura más coloquial seria:

Un maridaje es la unión entre vino y comida, con el objetivo de que generen más placer conjuntamente, que siendo consumidos por separado.

 

Pero hay algunos expertos que prefieren no llamarlo maridaje, ya que consideran que este término limita en exceso las posibilidades de la unión entre bebida y comida, defendiendo con mayor fervor términos como armonía o acorde, al afirmar que no siempre las similitudes entre dos productos pueden dar placer, sino que sus propias divergencias pueden hacer disfrutar al degustador.

Todas las tipologías de vino existentes permiten encontrar un maridaje, por ejemplo:

 

  • Maridaje con vino tinto.
  • Maridaje con vino blanco.
  • Maridaje con vino espumoso.
  • Maridaje con vino rosado.
  • Maridaje con vino generoso.
  • Maridaje con vino dulce.

 

Todos y cada uno tienen un alimento con el que comparten una afinidad especial, o que mediante el contraste generan placer a su consumidor.

 

Variantes dentro del Maridaje

 

Una vez concluida la descripción general de la palabra maridaje y sus tipologías más habituales, deberíamos pensar en todas las ramificaciones que han devenido de la experimentación gastronómica; y es que un maridaje no tiene porque ser únicamente entre comida y vino, sino que permite muchas otras variantes. Algunos ejemplos serian:

  • Maridaje entre comida y agua.
  • Maridaje entre agua y vino.
  • Maridaje entre comida y cerveza.
  • Maridaje entre comida y destilados.
  • Maridaje entre comida y sake.
  • Maridaje entre alimentos.
  • Maridaje entre cerveza y agua.
  • Maridaje entre zumos y comida,
  • Maridaje entre cócteles y comida.
  • Maridaje entre perfumes y comida.

 

El mundo de los maridajes es a la par excitante que infinito, con miles de variables que también pueden llevar a un trio o un cuarteto, ¿porque no podemos presumir de un maridaje con vino tinto, agua y comida? ¿o por ejemplo un maridaje con vino, mosto y comida? Y es que la única limitación que tiene el mundo de los maridajes es la ausencia de experimentación, la intuición puede jugar un papel fundamental, pero sin duda el ensayo es el mejor camino para llegar a afinar en los maridajes. A su vez es fundamental no olvidarnos que un maridaje es subjetivo, ya que depende de la interpretación del placer, a través de la experimentación organoléptica del que degusta y marida, por lo tanto no hay ninguna ley absoluta que regule los aciertos o desaciertos de los mismos.

 

22 Artesian Water una agua artesiana de origen riojano, ha desarrollado una experiencia de maridaje entre agua y vino que está sorprendiendo tanto a los expertos como a la opinión pública. Esta agua viene entregada por la naturaleza, ya que llega sola a la superficie del manantial a una temperatura de 22ºC constantes durante todo el año, sin necesidad de ninguna extracción mecánica.

Este maridaje se explica en relación a los minerales que componen esta agua tan particular. Gracias a esta riqueza mineral, con un alto contenido en bicarbonatos, sulfatos y calcio, y su ínfimo contenido en sodio, 22 Artesian Water consigue ser un gran aliado de los vinos.

22 Artesian Water consigue relajar la acidez residual que dejan los vinos blancos al ser consumidos repetidamente, y que puede alterar el equilibrio en la percepción de los vinos.

El maridaje de 22 Artesian Water con vinos tintos demuestra su gran capacidad para captar taninos y dejarnos una sensación sedosa en la boca después de consumir vinos, incluso los más tánicos.

22 Artesian Water con Gas es excepcional para maridar con Champagne,  es impactante sentir como el agua con gas prolonga el sabor y desata los aromas en la boca, respetando a la perfección la elegante textura de burbuja. Una impecable simbiosis.

No hemos querido desaprovechar la ocasión para hacer referencia a unos de los maridajes más importantes de la gastronomía, ya que en todas las mesas se bebe agua y no se valora su influencia en la gastronomía.

Una gran agua como 22 Artesian Water hace un impecable trabajo pasivo en los restaurantes, limpiando nuestra boca y equilibrándola, con el fin de mejorar la experiencia gastronómica.

 

Tipología de vinos y su maridaje

Ha llegado el momento de comentar los maridajes más habituales en el mundo de las gastronomía, el maridaje con vinos. Para ello vamos a comentar cada familia de vinos con sus maridajes más habituales.

 

Maridaje con vino espumoso

 

Cuando hablamos de vinos espumosos nos estamos refiriendo a vinos realizados mediante el método tradicional o método champenoise, por ejemplo:

  • Cava.
  • Champagne.
  • Franciacorta.
  • Trento.

En el caso del método Charmat encontraríamos el Prosecco.

Los espumosos son vinos estelares para los maridajes, que con su burbuja permiten dibujar armonías que otros vinos no podrán conseguir.

El carbónico tiene la propiedad de limpiar nuestra boca de grasas, gelatinas y harinas, a la par que aporta una sensación crujiente gracias a su burbujeo constante.

Algunos maridajes clásicos con vinos espumosos serían:

 

Maridaje de champagne con ostras
Maridaje de cava dulce o semi-sec con pastel de crema, hay que ir con cuidado de no elegir cava Brut Nature, que no tendrán suficiente azúcar para llegar a el equilibrio.
Maridaje de Cava brut nature con pollo asado

 

Maridaje con vino blanco

 

Los vinos blancos tienen dos características esenciales a la hora de pensar en los maridajes, el primero de todos es su fresca acidez y la siguiente su ausencia de astringencia, debido a que sus taninos llamados flavonas son mucho más amables.

Tenemos que tener en cuenta que algunos vinos blancos criados con barrica van a ganar en cuerpo y astringencia, debido a la aportación de taninos que provienen de la madera.
Algunos vinos están experimentando crianza con ánforas y cemento, que también marcan especialmente las características del vino.

También podemos encontrar vinos blancos que se han criado con sus lías.

Algunos maridajes con vinos blancos serían:

 

  • Maridaje de vino blanco con marisco.
  • Maridaje de vino blanco criado con barrica con cochinillo a la segoviana. Maridaje de vino blanco criado con lías con risotto de setas.

 

Maridaje con vino tinto

 

Los vinos tintos tienen generalmente un mayor cuerpo y astringencia, debido a que sus taninos llamados antocianos son más poderosos, así que para encontrar un buen maridaje deberemos ser todavía más precisos.

Hay que tener en cuenta que hay variedades de uva que naturalmente tienen taninos más astringente y en mayor cantidad, como por ejemplo la Monastrell, la Bobal o la Cabernet Sauvignon y otras variedades de uva como la Pinot Noir, la Trepat o la Frapatto que tienen una menor astringencia; esta diferencia debe ser apreciada a la hora de hacer un maridaje con vino tinto.

Podemos encontrar distintas tipologías de vinos tintos que deberemos tener en cuenta para los maridajes:

Maridaje con vino tinto joven.
Maridaje con vino tinto con crianza en barrica, esta puede ser más o menos larga, y van a influir mucho en el resultado final del vino.
Maridaje con vino tinto con crianza en ánfora o cemento.

Algunos maridajes con vinos tintos serían:

 

  • Maridaje de vino tinto con crianza en barrica con carne de buey a la parrilla Maridaje de vino tinto Pinot Noir con gamba roja
  • Maridaje de vino tinto Bobal con jabalí guisado Maridaje de vino tinto criado en ánfora con callos

 

Conclusiones sobre el maridaje

 

El maridaje no es un arte esquivo, está al alcance de cualquier persona que quiera experimentar con la gastronomía. El proceso para iniciarse al maridaje es muy sencillo,

requiere de un poco más de observación en el momento de disfrutar de comidas con bebidas.

Imaginar que tenemos una cena con amigos, y hemos dispuesto la mesa con una gran variedad de comidas y vinos, una parte seguramente la habremos propuesto nosotros y la otra parte la habrán traído nuestros invitados. Es ese precisamente un gran momento para investigar, para hacer el ensayo-error, para descubrir mediante la observación y una mayor consciencia de lo que estamos disfrutando.

En cuanto tomemos consciencia nos daremos cuenta que algunos vinos sobrepasan la comida, o por ejemplo que algunos son excesivamente astringentes y no respetan la comida, pero en algún momento sentiremos que algo empieza a cambiar, y habrá llegado ese plato que en conjunción con el vino casa a la perfección; será esa simbiosis, esa capacidad de un vino con un plato de mejorarse mutuamente, lo que nos hará entender la magia de los maridajes.

Pero cuidado que no tenemos que pensar que por buscar el entendimiento todos los maridajes van a ser de afinidad, hay muchos maridajes que son de contraste, pongamos el ejemplo de un plato muy cítrico que tiene una gran acidez, un buen maridaje seria encontrar el equilibrio con un vino ligeramente dulce, para contrarrestar el exceso de acidez; o por ejemplo el dulce para contrarrestar el amargor.

Así que como hemos intentado transmitir en este ensayo, el acierto en el maridaje es fruto de la experimentación. Hay que perder el miedo a arriesgarse, uno nunca sabe donde está escondido un maridaje de gran placer.

En la próxima entrada al blog os hablaré sobre maridajes con vinos especiales, esos vinos que no siempre recalan en nuestra mesa, pero que son una fuente infinita de maridajes.

Gracias por vuestra lectura y hasta pronto.

Dejar Comentario